No ha tocado el décimo, pero siempre se está a tiempo.

Mi amiga @anallano me recomendó hace un par de días, que escribiese sobre los anuncios de navidad y hasta qué punto pueden ser verdaderas dagas en el corazón, ya sea por su capacidad de inclusión o no. Os debo de poner de antemano, que hace muchísimo tiempo que no veo la televisión pública. No por nada, sino que el mando de la tele suele estar subyugado bajo unas manitas dictadoras que les encantan todo lo relacionado con dibujos animados. Cuando tengo tiempo libre y me puedo acercar al salón, mirando de reojo a que no aparezca de sorpresa ese chiquitín tan cinéfilo y tan de pixar; aprovecho para ver lo que él siempre dice con desazón “ya estas viendo tus series!” Así es. Cuando puedo, soy una fanática de netflix. Me encantan las series con temática inclusiva y que abordan aspectos diferentes de la sociedad. Un día os hablaré de alguna. 

Dicho esto, y sin más preámbulos,  seguí las indicaciones de mi amiga y vi el anuncio de navidad de la lotería de este año. Me dijo que la había hecho llorar. 

No pude dejar de pensar: A una madre monoparental ¿un anuncio le hace fácilmente llorar? ¡Esto había que verlo! Iba armada con mi cinta en la frente, cuchillo en los dientes, mis dos lineas de pintura camuflaje en las mejillas,  dispuesta a dilucidar el susodicho anuncio. O bueno, tal vez un poquito más guapa como nuestra famosa guerrera de los noventa: Xena. 

xenapng

 Cuál fue mi sorpresa al darme cuenta que dicho anuncio relata la historia entre el ex-suegro que se acuerda de su ex-nuera y la incluye en esta tradición tan española, de regalar un décimo de navidad. ¡Qué bonito! Y aunque esta reflexión sea simplista y previsible, no puedo dejar de pensar en que es la que mejor me sale del alma. 

1pngAsí es, recibir cariño por parte de tu antigua ex- familia te valida como la persona que has sido y el papel que representaste y seguirás representando en sus vidas. 

Sé que es muy fácil pensar que todas las familias cuando se separan tienen sus historias y malos rollos, que pueden a priori justificar la ruptura completa de cualquier conexión, pero creo, sinceramente, que eso es mucho generalizar. Lo que me parece que si pasa, es que cuando dos familias se rompen, existe una incapacidad para saber como establecer un nuevo puente que mantenga una conexión sana y justa entre los familiares de una familia y cada uno de los individuos de la pareja que se ha roto. Resultado de esa misma incapacidad lo que conocemos es silencio, o en el mejor de los casos, el tono de un teléfono descolgado. Y eso duele. ¿Por qué? Porque cada uno de nosotros ha dado lo mejor de sí, no solo a la pareja que ya no está, sino también a sus familiares y amigos. Y esa persona ha sido genuina y sigue existiendo.

Hay historias, muchas y miles. Hay dolor en todas ellas, pero también hay amor. Nadie es solo una cosa, ni evoca solo dolor.

Hay que ser capaces de mirar a las personas como el abanico de posibilidades que son, más allá de sus sombras; escoger aquellos que realmente valen la pena, y honrarlos.

2png

Esa es mi filosofía de vida, intento siempre ver la luz, lo verdadero de cada persona. Ese ápice de bondad que puede ver en una persona y mantengo mi mirada fija en ella, especialmente, cuando la penumbra nos acompaña en los reveses del camino.

Diseno sin titulo 1png

Mi única critica a este anuncio, es que yo hubiese incluido la visita de ambos ex-suegros, porque al hacerlo sólo el padre, seguimos generando la idea de poca sororidad femenina; ese mito del mal rollo con las suegras, que no es mas que una falacia machista. 

Las mujeres unidas, somos extremadamente fuertes y tenemos una capacidad de empatía que da aliento y cura.  


Gracias Siempre


Sonja·Sonji