Mi primera navidad - ThrowBackTuesday Blog

Hace tres navidades pasé mi primera Navidad como madre “ en solitario”. Recuerdo que tenía muchas expectativas negativas, sentía que todo el concepto navideño reafirmaba en mí, una idea de fracaso estrepitoso como madre, pareja y mujer. Debido a mis  circunstancias especiales - vivo en una ciudad lejos de mis padres y hermanos, y además ese año, tenía compromisos laborales que no podía eludir - el marco de esas tan especiales primeras navidades, se componía de una madre y su pequeño hijo de 3 años.

A medida que el adviento pasaba, mayor era mi miedo de abrir ese momento, como un regalo mal envuelto, que resta la importancia del mismo, bien sea por lo descuidado que está o por su envoltura austera.

Puse el árbol de Navidad, decoré la casa con mi hijo, en un reflejo autómata de lo que se supone que debe ser, una fotocopia en serie de aquello que recordaba de los últimos años. Todos los días encendía religiosamente las luces del árbol, esperando que ese ritual mágico atrajera alegría y el aliento del bullicio de las familias en noche buena.

Sin embargo, muy próximo a la fecha señalada, tuve una idea que resultó ser de lo más entrañable. Decidí que mi nueva familia monoparental iba a empezar nuevos recuerdos y aún más especiales rituales de Navidad. ¡Sería la Navidad "Peque Masterchef” !

Desde días antes, hice partícipe a mi niño de la cena y juntos elaboramos un menú, lo diseñamos y lo creamos en papel. 

WhatsApp Image 2019-12-19 at 070257jpegEstuvimos mirando en Pinterest ideas para nuestro menú de Navidad y finalmente el nuestro apostaba por unos entrantes muy resultones, y fáciles de hacer con hojaldre y tomatitos cherry, tabla de quesos y jamón. El planto principal pollo al horno con manzana y patatas panaderas. El concepto de la manzana da un toque gourmet muy sencillo al plato  y de postre flan de dulce de leche. 

Esa noche engalanamos la mesa del salón y voilá: pasé una navidad muy amena, muy mona y muy todas esas cosas que hicieron espantar mi tercer invitado, tan temido y más cansino que un cuñado en la mesa de navidad: el miedo. Mi hijo estaba bien, muy satisfecho por todas las actividades que giraron alrededor de nuestra noche y yo, muy satisfecha conmigo misma. Hoy día recuerdo esa primera navidad con un misto de ternura y orgullo...como cuando tu hermana pequeña se sale bien en una prueba y de lejos te guiña el ojo.

Aquí os dejo la foto collage, recuerdo de aquel momento.

¿Y tú? Cuéntanos tu experiencia. Déjanos tu comentario al final de la página, en FB o Instagram. Si te ha gustado mucho, siempre puedes compartir la entrada, lo que seria ¡todo un detallazo!

Gracias Siempre.

Sonja·Sonji 

TTuesdayblogpng